Twitter en el punto de mira

El peligro de Twitter

A estas alturas hay muy pocos que no sean conscientes del poder de Twitter. Famosos y políticos cuentan con un perfil para escuchar y hablar con sus seguidores, aunque, a veces durante esta charla, hay quien puede rozar el límite de la ley.

El debate en torno a esta red se ha hecho más intenso en las últimas semanas, sobre todo por la detenciones producidas por, cito textualmente, la “apología para la comisión de asesinatos” que algunos hicieron en Twitter tras la muerte de la presidenta de la Diputación de Castilla y León, Isabel Carrasco, por varios disparos.

Hay quien dice que Twitter es como pensar en alto, lo que pasa es que algunos de estos pensamientos tienen sus consecuencias. Se supone que para eso está el sentido común, pero hay tuiteros que no lo tienen muy desarrollado.

Pero estas amenazas y el “ojalá te maten”, no es algo nuevo, pues es algo que periodistas, cantantes y políticos han sufrido en sus TL, que se lo digan a Ana Pastor. Pero volviendo al control y al límite, gobiernos como el pakistaní o el turco han empezado a poner límites a la red, para evitar, sobre todo, nuevas primaveras revolucionarias.

Ahora el Gobierno de España se quiere unir al control de esta red, que ya tiene herramientas para acabar con cuentas y comentarios indeseables como el reporte de tuits y usuarios.

A los mandamases les asusta que la gente puede hacer demasiado uso de su libertad de expresión y encima puedan dirigirse a ellos. Y es que, como dice Enrique Dans, la bidireccionalidad da alergia al poder, pavor más bien, pero los usuarios, por el momento, siguen mandando en el mundo 2.0.

Yo S.A

Tú

Quizá suene a tópico, pero el título de la mítica canción de Golpes Bajos, desgraciadamente sigue estando de actualidad. Corría el año 1983 cuando Germán Coppini convertía en éxito su “Malos tiempos para la lírica”, en una España que no vivía el mejor de sus momentos. Algo hemos cambiado desde entonces, pero no mucho. El paro se desborda, los casos de corrupción llenan despachos y espacios en medios de comunicación y el Gobierno sigue mirándose al ombligo y el de aquellos que le benefician, mientras al pueblo ya no le queda voz para gritar.

Son malos tiempos para la lírica, para la economía, para el mercado laboral… La palabra más pronunciada es CRISIS. En China, al parecer, se dice que en toda crisis hay una oportunidad, pues la palabra crisis contiene en sus ideogramas a oportunidad. Incluso, hay quien habla de CRISISTUNIDAD.

Las reglas del juego han cambiado, sobre todo en el mundo laboral. Hace unas semanas pude disfrutar de una sesión de marca personal con un gran experto en esta materia, Andrés Pérez Ortega, quien recordaba que “el sistema ha reventado”, así que “o te adaptas o mueres”.

Vamos, que se acabó eso de jubilarse en la empresa en la que entraste a trabajar cuando empezabas tu carrera profesional. Salir de ésta, según Pérez Ortega, implica un cambio de mentalidad. Nosotros somos la empresa y, si estamos sin trabajo, ya no se está desempleado, sino “sin clientes”, que suena mejor, y hay que volver a tenerlos.

Es el momento de poner la maquinaria de la marca personal a pleno funcionamiento. Ya hablé en otra ocasión de este tema y su conveniencia, independientemente del perfil profesional. Hay que dejar de buscar para que sean otros quienes nos busquen. Atraer y arriesgarse. Esas son las claves.

Sobre el papel queda bonito, pero hay que llevarlo a la práctica y pocos son los que se atreven. No es fácil y exige mucho trabajo, pero hay quien lo ha logrado. La base es la CONSTANCIA.

De emprender va también la cosa, de luchar por nuestras ideas y, si se puede, vivir de ellas, de hacernos muchas preguntas, de dejar el “lo intentaré” por “lo haré”, de decir adiós a nuestra zona de confort. Aquí está lo difícil, sobre todo cuando se lo dices a gente que ya ha tirado la toalla y que no quiere “complicarse la vida”.

Para hacerlo, Pérez Ortega dio algunos puntos que se podrían resumir en:

  • Pregúntate qué quieres.
  • Organízate, sacrifícate y márcate unos objetivos.
  • Determina tus grupos de interés.
  • Establece tu producto.
  • Distínguete del resto.
  • Genera confianza y demuestra tu pasión. Es el momento de abrirse un blog.
  • Déjate ver y date a conocer. Corre a hacerte unas tarjetas y acude a eventos de tu sector.
  • Cuida tu imagen. El envase es importante. Recuerda que tienes que atraer.
  • Sé original
  • Actualízate continuamente, hoy en día es fácil y quien no sabe algo es porque no quiere, que tutoriales y cursos no faltan

Y, lo más importante, HAZLO!

¿Estás en ello?

De mayor quiero ser Oreo

Oreo

Real time. Otra de las palabras usadas en el mundo 2.0. Algo que vendría a ser como hablar de lo que está ocurriendo en el momento en que sucede. Visto desde un punto de vista comercial, podríamos decir que ¿oportunismo?.

Por definición Twitter es real time y muchas marcas hacen lo imposible por unirse al TT del momento o a la conversación de moda para tener notoriedad, a veces con tuits promocionados. Un ejemplo es Samsung España con la serie “Juego de Tronos” que aprovecha para dar a conocer sus productos, con el riesgo de ser un poco spoiler, la verdad.

Pero en esto quien manda es Oreo. Desconozco si la estrategia de social media tan genial que realizan se verá reflejada en la venta de sus galletitas (al parecer sí), pero sus seguidores se multiplican y notoriedad no les falta. Su acción reina fue aprovechando el apagón de la edición de la Super Bowl de 2012. Quienes nos dedicamos a esto siempre tendremos en la mente este tuit…

Oreo Super Bowl

Parece ser que les hicieron caso y la población de EE.UU ha experimentado un crecimiento :).

¿Coincidencia, previsión? Más bien lo segundo. Dicen que cuando hay un gran evento y quieras unirte a su conversación, tienes que tener previstas todas las situaciones posibles… pero un apagón…

Ésta no ha sido la única acción destacada del rey de Real Time. El nacimiento del príncipe George, primogénito de Kate y William, hizo que la marca de galletas le preparara un biberón especial.

Oreo príncipe George

 

¿Consecuencia? Pues que todo el que se dedica a esto quiere ser Oreo o, mejor dicho, que los clientes quieren que lo seamos. La agencia creativa Mr Wondelful, les hizo también hace poco un guiño en su Facebook.

Mr. Wonderful

Al parecer el secreto de su éxito está en un correcta sinergia de canales y en la planificación, además, de contar con un gran equipo creativos. Vamos, tiempo y dinero, algo de lo que, en las empresas españolas carecemos y preferimos el “lo que salga”. Y es que aquí somos de multitarea, de “valer para todo” y es lo que se nos exige. Así que no solo nos piden ser Oreo, sino que lo seamos sin gastarnos mucho o, al ser posible, gratis.

Cambiar la mentalidad empresarial y, más con los tiempos que corren es muy difícil, pero ser Oreo no es gratis. Porque, como alguien dijo alguna vez, “el tiempo es oro”. ¿No creéis?

Referencias:

El equipo de social media de Oreo