De tuits, sentido común y contexto

 
La que has liado pajarito… bueno más bien, la que han liado algunos que tienen perfil en tu plataforma…

La última víctima de Twitter y que ha pagado el pato tuitero renunciando a su recién estrenada responsabilidad es, como por todos es conocido, Guillermo Zapata, durante 48 horas concejal de Cultura del Ayuntamiento de Madrid.

El origen de la polémica fueron varios mensajes en la red social de microblogging que Zapata publicó, cuando seguro ni sabía que estaría en estos menesteres, con motivo de una polémica similar surgida en torno al director de cine Nacho Vigalondo, y en los que hacía bromas sobre las víctimas judías del Holocausto, Irene Villa o Marta del Castillo.

Tras el revuelo: portadas en algunos periódicos, disculpas a los afectados, renuncia al cargo que no al acta y borrón y cuenta nueva.

La verdad es que un cargo público hubiese emitido tales mensajes chocaba bastante, aunque que conste que no ha sido el único, pero sí el primero en reaccionar y autoflagelarse por lo escrito, que, muchas veces, los tuits los carga el diablo y no digamos los micros abiertos.

Lejos de entrar en si cierto partido político ha empezado una guerra tuitera o de si se trató de una cortina de humo para distraer la atención de los medios de otras jugarretas políticas, lo cierto es que, si prospera el informe que está preparando de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía, a este  señor le puede caer una gorda. Y es que el gran fallo de Zapata es que no tuvo presente lo más elemental en las redes sociales: el sentido común.

Porque, aunque se diga que el contenido es el rey, quien debería mandar en este mundo del social media es este sentido y el pensar antes de escribir.

Quizá una solución hubiese sido hacer una limpieza de mensajes, que herramientas no faltan. Aunque, ya se sabe, borrar las huellas digitales no es fácil y más a la velocidad que va la red del pajarito, donde es muy fácil sacar de contexto los tuits que se emiten, ya que pocos se meten en las cuentas del resto de usuarios a contextualizar sus mensajes.

Parece que el edil madrileño no ha oído hablar de eso de la “marca personal” y de que, cuando uno se va a dedicar a la política, tus palabras y actos van a estar muy medidos, sobre todo si en la oposición hay una persona a la que ese lado de la sala de Plenos del Ayuntamiento de Madrid no le gusta mucho. 

Al igual que cuando uno está buscando trabajo intenta que su huella digital sea profesional, antes de prometer un cargo público, habría sido importante revisar dicha huella y, según parece, su sucesora tampoco se muerde la lengua en 140 caracteres. Y de esto sabe mucho su socio de Gobierno, Antonio Carmona, quien al parecer, o mejor dicho su equipo, conoce a la perfección las herramientas de borrado tuitero o los compañeros de partido de Zapata, Pablo Soto y Jorge García Castaño, que han borrado en los últimos días más de 3.000 tuits, según este artículo publicado en eldiario.es.

Sentido común, señores, y si se quiere entrar en temas polémicos, se puede aprovechar el anonimato de la red y esconderse tras un avatar. Descubrirlo habría sido cuestión de tiempo, pero por lo menos habría podido disfrutado de su cargo ¿no os parece?
 

Cerrado por vacaciones

cerrado por vacaciones

Pues llegó el momento. Sí, los blogs también cierran por vacaciones, por lo menos éste y los que estamos detrás de ellos, necesitamos reponer pilas e inspirarnos en los paisajes veraniegos para crear nuevo contenido. Septiembre será un gran mes y volverán las publicaciones y reflexiones en torno a este mundo 2.0. Entre paseo y bañito, se va haciendo nevera.

Hasta entonces, ¡Felices vacaciones!

 

El troll que tienes cerca

Trolls

Una de las especies que acecha por internet y a la que se tiene gran temor es al denominado troll. La verdad es que yo este nombre lo tenía asociado a esos seres peludos y malolientes que hacían la vida imposible a los gnomos o a las criaturas viscosas que salen en El Señor de los anillos. Pero resulta que existen y su lugar de acción son las redes sociales y foros.

La definición que se da de estos seres es: es aquella persona que tiene por objetivo crear polémica, crispación o rumores dentro de las redes sociales, un blog o un foro. No les importa que lo que digan sea verdadero o falso. Su objetivo es crear ruido en las conversaciones y, si es posible, crispar a los que participan y moderan. Actúan en el anonimato y eso hace que se crezcan en sus ataques a marcas, personas o empresas. Esta figura se ha convertido en objeto de estudio y hay quien se atreve a hacer clasificaciones o destacar sus características.

anatomía del troll

Según su modus operandi, se les puede clasificar en:

  •  disrruptivos
  • los que buscan llamar la atención
  •  el que persigue a famosos
  • el mal hablado
  • el persistente
  • el listillo
  • el gracioso…

Esta semana descubrí un estudio que aseguraba que, parafraseando a Cyndi Lauper, “Los trolls solo quieren divertirse”. Su autor, Erin Buckels, investigador de Psicología de la Universidad de Manitoba (Canadá), quien junto a otros colegas, viene a decir que, lo que les mueve a estos seres maléficos, son cuatro rasgos de personalidad que suelen agruparse bajo el nombre de “Tétrada Oscura”. Y con este nombre que parece sacado de las novelas de J. R. R Tolkien, lo que se puede reunir no es nada bueno: maquiavelismo (adoran manipular y engañar), narcisismo (egoistas y obsesionados), psicopatía (carecen de remordimientos y empatía) y sadismo (disfrutan haciendo sufrir al resto).

Para localizarlos, Buckels y sus amigos hicieron una encuesta entre usuarios para detectar respuestas no del todo sanas. Así pudieron establecer una “Evaluación Global del troleo en Internet” compuesta por 4 afirmaciones:

  • He enviado gente a un “shock websites” (sitios web de dudosa reputación y muy desagradables, nunca se os ocurra buscarlo en imágenes de Google) para reírme.
  • Me gusta trolear a gente en los foros o comentarios de un sitio web.
  • Disfruto saboteando a otros jugadores en juegos multijugador.
  • Cuánto más bello y puro es algo, más satisfactorio es corromperlo.

Angelitos…

Visto lo visto, parece que para ser un troll, además de tener mala leche, hay que pasar mucho tiempo en Internet y saber cómo funciona. Pero además de estos trolls tecnológicos, hay otros todavía más peligrosos, los que te conocen y saben como funcionas tú, tu empresa y tu marca.

Estos no van de internautas macarras, sino que son más de andar por casa y su característica principal es la persistencia y, por mucho que intentes no alimentarlos o sacarlos a otro canal, pueden poner a prueba tu paciencia hasta límites insospechados. Quienes se encuentran en este grupo suelen ser aquellos con los que has trabajado o contactado: competencia, clientes insatisfechos, proveedores con deudas pendientes, personas que te han pedido información y no te han pillado en un buen día o directamente no has atendido y, los menos (por aquello de no está bien hablar mal de los anteriores trabajos), ex trabajadores que no lo han pasado bien en tu empresa.

Antes pues estas quejas se expresaban en el local en cuestión, mediante hojas de reclamaciones, alguno escribía alguna Carta al Director en medios de comunicación o denunciaba la situación a las asociaciones de consumidores, que para eso están. Pero ahora, con las redes sociales, y, sobre todo, con Twitter, los trapos sucios se lavan en público y, como se conozca como funciona (lo del punto antes del @ da miedo) y el troll tenga bastantes followers fieles, vas a estar un ratito entretenido.

Por eso, para evitar a esta especie, (con la otra lo que tienes que hacer mayormente es no tratar temas polémicos en tus sitios (política, religión y futbol), no responder a sus ataques y dejar que se aburra (difícil…)), lo mejor es que, como se suele decir, más vale prevenir que curar.

Así que, moraleja, si tu vida online quieres mejorar, tu vida offline debes cuidar.

Intro

Ya lo decía en http://elotrosabordelascosas.blogspot.com.es estoy de mudanza, bueno de traslado parcial, que lo personal y lo profesional no es bueno mezclarlo (primera lección). Comienzo con esta entrada mi nuevo blog en el que contaré de primera mano mis experiencias en el apasionante mundo 2.0.

Hechas las presentaciones, comenzamos…

Socialymediablog