Piensa en todos y aumenta tu alcance: accesibilidad

 subtitulado 

Si hay algo que he aprendido en el tiempo que llevo en mi nuevo trabajo ha sido lo importante que es ponerse en el lugar de otro. Algo que a menudo a las marcas se les olvida y no hacen más que aumentar las denominadas “barreras de comunicación”.

Hace un mes pude participar en una sesión para desarrollar documentación accesible, a cargo del Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad (CENTAC). Una experiencia que recomiendo pues, muchas veces, sobre todo en el entorno del marketing online, se da por hecho que todo el mundo puede acceder a nuestros contenidos, cuando no es así.

En un post anterior me hacía eco de un informe de accesibilidad que decía que las redes sociales no suelen ser muy accesibles y, si quienes se dedican a esto no se lo ponen fácil a todos los usuarios, el resultado es una buena parte de personas a las que no les llega el mensaje.

Seguro que, de cara a la recta final del año, muchas empresas están pensando en poner en marcha nuevas campañas y algunas apoyadas en vídeo. Pero ¿se habrán dado cuenta de que no todo el mundo puede oír o ver perfectamente?

Cada vez más las grandes salas de cine cuentan con sesiones accesibles para personas con alguna discapacidad sensorial. Incluso, hay aplicaciones móviles que permiten descargarse los subtítulos o la interpretación en lengua de signos de la película o cuentan con sistema de audiodescripción. 

Pero ¿qué pasa en los canales de YouTube? ¡También es posible!. Bastaría con subir una copia con audiodescripción, para las personas con dificultades de visión, y poner el subtitulado a nuestro vídeo original para que sea comprensible por las personas sordas o que desconozcan el idioma. Este último caso es más fácil y es suficiente con seguir las instrucciones de la ayuda de YouTube para el subtitulado de vídeos, incluso se puede elegir subtitularlo en varios idiomas. 

Al respecto, me quiero referir a Rikki Poynter, una youtuber sorda y blogger de belleza que el pasado año inició una campaña para concienciar de la importancia del subtitulado en esta plataforma o closed caption (CC).

Apostar por la accesibilidad, por ponerse en el lugar de otro, puede dar muchas alegrías. Quizá, preparar el material accesible pueda llevar un poquito más de tiempo, pero ese esfuerzo seguro que merecerá la pena. ¿No creéis? 

Anuncios

Accesibilidad y redes sociales

Accesibilidad y redes sociales

No todo el mundo está en las redes sociales, bien por cuestiones técnicas (todavía existe una brecha tecnológica bastante abierta) o porque no puede o le resulta difícil navegar por ellas.

El tema de la accesibilidad de las redes sociales no es algo nuevo y ya se ha debatido en algún que otro foro. Un ejemplo es el III Congreso Nacional del Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad (CENTAC), celebrado en octubre de 2012. Pero el tema, desafortunadamente, sigue de actualidad. 

En la mesa redonda de tal Congreso, en la que se trataba este tema, se hacía mención a el primer informe de “Accesibilidad de Plataformas de Redes Sociales”, realizado por el Observatorio de Accesibilidad TIC de Discapnet en 2010. Cuatro años después Fundación ONCE actualizó tal documento, sin pocas novedades: las redes sociales son poco accesibles para las personas con algún tipo de discapacidad sensorial o intelectual.

Tal y como indicaba durante su intervención Luis Miguel Bascones, consultor social en el departamento de Investigación Social en Technosite (ahora Ilunion Consultoría), estas plataformas multiplican el potencial de Internet, salvan distancias, acercan personas, permiten acceder a oportunidades profesionales y a información actualizada e instantánea. Son un soporte ideal para compartir vivencias, experiencias y conocimientos y son perfectas para el activismo asociacional. 

Pero quienes desarrollan estas redes dan por hecho que todos somos iguales tras la pantalla.  Sin tener en cuenta que, a la vez que suponen grandes oportunidades, son una gran barrera, sobre todo en cuestiones de privacidad o de su manejo. Razón por la que, de la mano de Fundación ONCE, con el criterio experto de consultores de accesibilidad, expertos en seguridad y privacidad en Internet, surgió ENREDAR, una web con videotutoriales y una guía práctica para no hacerse mucho lío a la hora de navegar por las redes sociales. 

A la hora de diseñar una web, lo primero es ponerse en la piel del usuario y aplicar los criterios de accesibilidad y usuabilidad que faciliten la navegación por esa web, conseguir los objetivos marcados, mejorar su posicionamiento y evitar las penalizaciones al respecto. Sin embargo, estas plataformas, que registran millones de visitas al día, no tienen en cuenta a los usuarios con discapacidad.

Al respecto recupero la opinión de Bascones, quien destacaba que los continuos cambios en Facebook y unas funcionalidades que van por libre, hacen que usuarios como las personas ciegas opten por otra plataforma que le facilite más la vida, como es el caso de Twitter.

Todos tenemos claro que si no estás en Internet no existes y, si no estás en las redes sociales, no estás en el mundo. Pero visto lo visto, no son para todos. Error. Y es que como recordaba Gonzalo Rivas, director general de Personas con Discapacidad, (Consejería para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía), otro de los participantes en esta jornada, los usuarios con discapacidad constituyen un importante nicho. Concretamente, según la Encuesta de Discapacidad, Autonomía personal y situaciones de Dependencia. 2008 del INE, estamos hablando de 3,85 millones de personas. 

Un número importante que, como indicó otra de las participantes, la deportista de élite paraolímpica Gema Hassen Bey, se queda excluido de la posibilidad de participar y acceder a información y conocimiento en igualdad de condiciones que otras personas dentro de unas plataformas cuyos dueños mejoran su imagen implicándose en proyectos solidarios. 

¿Qué tal empezar por permitir el acceso a sus productos a todos?