Google+, why not?

Googleplus

Había oído hablar de él, incluso me había acercado a conocerlo, pero no era de mi confianza, era un poco solitario y había otro más famoso que me llamaba la atención.

Pero, según empezaba a conocerlo mejor, descubrí que tenía algo… si Google es el que manda en el mundo online, ¿por qué no confiar en su hijo?. Lo primero que conocí de él me cautivó, llamadme interesada, pero eso de que fuera una gran herramienta para mejorar el posicionamiento de una web, me conquistó. Y es que un +1 es un gran regalo para una marca.

Como en la vida real, nos movemos entre círculos de confianza y Google+ nos permite compartir lo que queramos, como queramos, con quien queramos y cuando queramos y, si se tiene un espíritu inquieto y ganas de aprender, un paseo por sus comunidades nos puede hacer descubrir cosas y gente  interesantes.

Pero vamos a lo que nos interesa, sus posibilidades… Sí vale, parece que llegó tarde a la revolución social, pero el tiempo lo dirá. Lo primero y fundamental: es Google, la divinidad del 2.0 y está relacionado con el resto de servicios del dios del posicionamiento, lo que facilita obtener recomendaciones en las búsquedas o compartir vídeos de forma sencilla.

Mientras los “Me Gusta” de Facebook, en el ranking del edgerank (eso que mide la visibilidad de las publicaciones de una página de fans), se quedan un poco a la cola, lo que sería su equivalente en Google, representado por “+1”, tiene un efecto directo cuando se realizan campañas para posicionar una página web (de AdWords que suele decirse), haciendo que en los anuncios, aparezcan los +1 de la página de Google+, dicha página y la web, aumentando las posibilidades de hacer click (CTR en este mundillo) entre un 5% y un 10%. Al respecto, la gente de 40 de fiebre, tiene toda una guía de SEO en Google+ que merece ser tenida en cuenta.

Otra de sus ventajas, es que permite interactuar con nuestros seguidores, no solo con fotos, textos, enlaces o vídeos, sino también dirigimos también cara a cara a ellos, mediante una utilidad llamada Hangouts, algo así como el Skype, pero que permite una videoconferencia gratis hasta con 10 personas y la posibilidad de visualizar, mientras, documentos, presentaciones o vídeos de Youtube. Una forma para que una empresa se acerque más a sus futuros clientes, presentándoles, por ejemplo, un producto en primicia, realizando labores atención al cliente o simplemente para saludarles, que eso siempre gusta.

Además, lo de los círculos permite segmentar el público y así dar a cada uno lo que puede interesarle. Y hablando de intereses, podemos ampliar círculos participando en comunidades o crear las nuestras propias para hablar en torno a nuestros productos o servicios, pero sin que se note mucho y sin pasarse, que ya se sabe que a Google eso del spam como que no le va.

Visto brevemente lo que ofrece, es la hora de comenzar a descubrir cómo sacarle partido. Empezar es fácil. Tener una cuenta de Gmail, como consecuencia otra personal Google+ y, a partir de ésta, crear la página de empresa. Fundamental verificarla, ya que, además de acreditar nuestra identidad oficial, nos hará visibles en las búsquedas de Google y permitirá que nuestra página tenga una URL personalizada. A partir de ahí a crear contenido atractivo, compartir, interactuar y, no olvidar, medir.

Aplicaciones como All my plus o CircleCount lo ponen bastante fácil para controlar nuestra actividad en esta red. También están los informes sociales en Google Analytics, para mostrarnos los índices de conversiones o el impacto de las recomendaciones personalizadas en nuestra web y ver qué es lo que llama la atención a los visitantes procedentes de las redes sociales. Pero una función que destaco en este apartado son los Ecos, que permite ver quien comparte nuestras publicaciones, los comentarios que se han realizado y que ayuda a descubrir a nuestros usuarios más influyentes y que es lo que más llama la atención a nuestros usuarios.

Vaya pues parece que tiene potencial… ¿La usáis?