De calendarios, neveras y perchas

Creando un blog

Aprovechando mi paréntesis profesional me estoy dedicando a asesorar a amigos en este difícil trance que es la búsqueda de trabajo y en eso de crear la #marcapersonal que está tanto de moda.

Hemos empezado primero con LinkedIn y, en estos momentos, estamos en la parte del extracto y de la foto de perfil, pero a la vez intento que se abran un blog profesional. Preguntas que me encuentro: ¿para qué? ¿de qué escribo? ¿Cómo lo llamo?.

Bueno, vayamos por partes y de forma sencilla. Si eres profesional, debes demostrarlo, escribir tu parecer sobre ciertos temas, tus pensamientos y para eso el blog es el canal ideal, luego, si además compartes tus “artículos” entre tus colegas y tu red de contactos, puede que lo que digas llegue lejos, pero no nos emocionemos al respecto que esto tarda bastante tiempo.

¿De qué escribo? De lo que sabes. Mira los blogs de otras personas de tu profesión y sigue sus entradas para ver si puedes ofrecer algo distinto, asunto difícil también, la verdad…

¿Y respecto al título? Algo sencillo, tu nombre, una palabra relacionada con tu profesión o que te llame la atención, pero recuerda que tiene que nace con vocación de permanencia y va asociado a tu #marcapersonal.

¿Cómo empiezo? Si no has abierto tu cuenta en WordPress o Blogger (mejor la primera para el tema profesional) estás tardando. Pasa un buen rato, aprovechando lo que te ofrece la plataforma elegida. Personaliza el fondo de tu blog. Si eres buen@ con el diseño, atrévete a crear un logo, habla de ti y que no se te olviden los widgets sociales (ya sabes lo de las redes sociales) para que el resto podamos compartir tus excelentes posts.

¿Ya está? Bien, pues a coger una libreta y boli (soy amante de lo tradicional no puedo evitarlo) y a apuntar ideas y un posible guión para desarrollarlas. Cuando lo tengas empezamos a desarrollar un par de ellas para que puedas seguir con las recomendaciones de publicación (de 2 a 3 entradas semanales). Utiliza un estilo sencillo y no te pases escribiendo para aburrir al personal. ¿Es que no sé redactar? Practica, practica, practica. Vas a comenzar a crear lo que se suele llamar la “nevera”, es decir temas atemporales que los periodistas solemos tener preparados para cuando la actualidad está de vacaciones.

Pero no olvides escribir sobre lo que otras fuentes te ofrecen y dedícales tu espacio. ¡Importante! No te olvides el calendario, ya sabes, los días internacionales e hitos en tu profesión que también te pueden ayudar para seguir tu actividad bloguera. Abrirte una cuenta en Twitter también te puede ayudar en este punto para poder seguir las tendencias entre las personas de tu profesión.

Tranquil@, no te agobies, poco a poco. Te constará al principio, pero luego formará parte de tu rutina. Luego ya hablaremos de cómo hacer que lo que digas llegue más lejos, pero, como te dije, es algo que lleva mucho tiempo. De momento, comienza a darle contenido. Perchas hay muchas, el tema es colgarle el traje adecuado…

Anuncios