Haciendo planes de social media

Social media

 

Como decía Hannibal del Equipo A “Me encantan que los planes salgan bien…”, sobre todo si son de Social Media.

Ya escribí en otra ocasión que sin estrategia no se llega lejos. En Social Media todo tiene que seguir un guión y estar bien planificado. ¿Cuál? en función de las circunstancias, pero hay unos puntos que son esenciales y no deben faltar:

1. Análisis de la situación: es importante tener en cuenta la situación del entorno económico y social en el que está el cliente, así como quién es y qué hace su competencia. En este punto es importante mirar adentro y ver cómo está la empresa, qué se dice de ella y analizar sus debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades, que nos darán muchas pistas a la hora de establecer los objetivos del plan.

2. Objetivos: todo se hace por algún motivo, así que hay que definirlo:
* Influencia
* Engagement
* Conversiones
* Fidelización
* Visitas a web
* Branding….

3. Público: hay que tener claro a quién se va a intentar seducir. Fijarse en su edad, ubicación, sexo, nivel económico, gustos, presencia en redes sociales y qué hace en ellas, son algunos puntos que hay que tener en cuenta.

4. Estrategia: antes de nada, hay que ver cómo nos vamos a dirigir a nuestras comunidades. ¿Estilo formal, informal? ¿En primera persona del singular o del plural? ¿Qué línea seguirán nuestras publicaciones? Lo primero: definir tono y estilo.

Un calendario de publicaciones siempre ayuda a la hora de gestionar los contenidos que se publicarán. En este punto viene bien establecer una clasificación de los mismos. Ahora toca definir la estrategia pura y dura. ¿Vas a tener blog? ¿Facebook? ¿Twitter?… ¿Para qué te servirán? ¿Qué y cuánto se va a publicar? Añade una propuesta de valor a cada red social y justifica tu presencia en ella.
En redes sociales nos exponemos al público y a situaciones que no podremos a veces controlar y pueden afectar a nuestra reputación online y offline así que hay que estar preparados. Unas normas de comportamiento y un protocolo de actuación ante posibles crisis pueden venir muy bien. En esta fase no hay que olvidar que no todo el mundo está en internet y es bueno dedicar espacio a los medios tradicionales, dando a nuestra estrategia una visión de 360º.

5. Herramientas y recursos: ¿Propios, freelances, agencia? Si son de la casa, ¿quién se va a encargar del plan?. ¿Qué herramientas vas a usar para crear y producir contenido? ¿Y para gestionar y medir tu presencia en redes?. Si se está comenzando, lo normal será ir a herramientas gratuitas o planes low cost. En función de lo que se decida, irá el presupuesto. No olvides reservar una partida a las acciones de promoción en SEM y ads.

6. Acciones e implementación: Momento de centrarse en la ejecución. ¿Qué acciones se realizarán para implementar el plan? Un timing ayuda y habrá que tener en cuenta si se van a hacer acciones SEM o aplicaciones en momentos puntuales.

7. Medición y control: Hay que ver que el plan funciona y medir nuestras acciones para informar a nuestro cliente. Establecer KPIs por canales y objetivos servirán para ver que todo se está llevando a buen puerto.

¿Se os ocurre algún punto más?

A lo mejor esta ayudita os viene bien :).

infografía de un social media plan

 

 

 

Anuncios

El storytelling, ese objeto de deseo

storytelling

A todos nos gustaba de pequeños irnos a la cama con un bonito cuento. Si es que ya lo cantaban Celtas Cortosno hay nada que nos guste más que las historias, más si están bien contadas y son creíbles.

Digo esto porque otro de los conceptos que se maneja en este mundo del social media a menudo, además del de engagement, es el de storytelling, que, todo sea dicho, está bastante relacionado con el primero.

El arte de contar historias. ¿Y por qué es tan importante y todo el mundo habla de esta palabra? Para empezar, como ya mencionaba en un post anterior, los usuarios ahora tienen el poder y tienen un corazoncito que hay que alcanzar. El usuario 2.0 no quiere que las marcas le atosiguen con datos sobre lo altas y guapas que son. Ya hay mucha información por San Google y, si quiere algo concreto, irá a la web de la empresa en cuestión a buscarlo. Quiere que la marca le demuestre por qué merece la pena seguirla, que sea parte de su vida, que le de experiencias e historias con las que pueda sentirse identificado, que le hable…

Por eso, las empresas se han apuntado a eso de contar historias para convencer a los futuros clientes, aunque a veces este tú a tú va demasiado lejos, como bien escribe mi colega Juan Hernández Quintero.

La verdad es que esto de contar historias no es algo nuevo que se deba a la fiebre del contenido y estrategias de marketing on line, sino que los story tellers llevan realizando su actividad desde hace mucho tiempo, y no me refiero a lo que hacían los hermanos Grimm.

Revisemos los elementos que se pueden encontrar en cualquier historia:

  • Los personajes, entre los que no puede faltar el héroe o la heroína (quién).
  • El escenario o escenarios en el que se desarrolla esa historia (dónde).
  • El momento en el que se desarrolla esa historia (cuándo).
  • El argumento en sí (qué).
  • Los cambios que se originan en la vida de los personajes (cómo).

¿Familiar no? De hecho en primero de carrera de periodismo dar respuesta a estas preguntas es prácticamente lo primero que aprendes. El periodismo está lleno de historias, y si vamos a la sección de sucesos, podemos encontrar, sobre todo antiguamente, crónicas dignas de ser argumento para novelas de Agatha Cristie.

Hay quien da trucos y consejos para mejorar el storytelling. Pero el arte de contar historias es eso un arte y, mientras salen teorías y fórmulas en torno a él, solo hay que tener claro una cosa: la gente puede olvidar tu nombre o quién eres, pero nunca olvidará cómo le hiciste sentir

Y para muestra…

Contenido, compartir y centrarse en el público: #SMMDay

#SMMDay

En un mundo tan cambiante como es el 2.0, siempre hay que estar formándose, leyendo y escuchando los consejos de expertos, y el evento que tuvo lugar ayer en el espacio Bertelsmann de Madrid reunía a bastantes bajo la etiqueta #SMMDay. Las claves: contenido, compartir y sorprender a nuestro público y no atosigarle con lo buenos, altos y guapos que somos.

– Compartir contenido mola:

El primer valiente en abrir la sesión de conferencias fue Alex Dolara (@aledoo). Digo valiente, porque el acto contó en sus primeros momentos con la banda sonora de los pitos, gritos y bocinas de los trabajadores de la editorial dueña del recinto que protestaban ante su política de despidos. Dolara haciendo frente a tal situación y a los inconvenientes técnicos, intentó hablar a los asistentes de Karmacracy.com invitándoles a caramelos y a probar las posibilidades de esta plataforma para compartir y viralizar contenido. Karmacracy se presenta como una especie de Bitly a la española, concretamente de Bilbao, que, además de permitir acortar urls y distribuir contenido, premia por ello, mediante un sistema de insignias llamadas nuts o compartiendo contenido patrocinado.

-SEO y Social Media, un matrimonio condenado a entenderse:

Javier Gosende (@javiergosende), especialista en posicionamiento web, recogió el testigo y, disfrutando de menos ruido ambiente, habló de SEO y Social Media, un matrimonio de conveniencia que tiene que llevarse bien. Parece que las redes sociales ayudan al posicionamiento web, sobre todo Google+ que, según Gosende “ha dejado de ser un pueblo fantasma a ser considerado para el posicionamiento en buscadores”. Y no solo esta red, sino también otros productos de los de Mountain View, como Youtube, segundo buscador más popular.

Como se suele decir, el contenido es el rey, pero siempre y cuando consiga enlaces de calidad. Lo primero que hay que hacer es ver qué contenido tenemos,  cómo funciona y qué es lo que está triunfando. Para ello, algunas herramientas que hay que apuntar: Topsy, Ahrefs, Wildfire, Bitly, Buffer, Karmacracy o las propias estadísticas de nuestra página de Facebook.

Pero no basta con observar, también hay que crear y compartir. Entre los consejos que Gosende apuntó:

  • CrowdSourcing: invitando a nuestros fans y seguidores a crear contenido de calidad para nosotros, por ejemplo a través de un concurso en Facebook.
  • Insertando botones de compartir nuestro blog, sin abusar y conectados a la redes más usadas.
  • GuestBlogging: invitando a escribir en nuestro blog y siendo invitados a otros.
  • Entrevistas a blogueros: el entrevistado seguro que la enlazará en su blog o mencionará en sus redes.
  • Compartiendo contenido en foros especializados.
  • Empleando agregadores de contenido.

Además de permitirnos difundir contenidos, las redes sociales son un gran aliado para mantener las críticas a raya, al crear en los buscadores un colchón de páginas con contenidos que mejoren nuestra reputación online. Este sentido las recomendaciones fueron:

  • Crear perfiles actualizados en Facebook,Twitter y Google + y una página de empresa en LinkedIn
  • Abrir un canal de Youtube.
  • No olvidarse de redes menos conocidas pero importantes como about.me, Ivoox o tumblr.
  • Recordar la existencia de redes verticales y foros.

-La difícil relación entre los buscadores y las redes sociales:

Después de esta interesante reflexión sobre SEO y Social Media, María Redondo (@mariaredondo), quien se definió como todoterreno del Social Media, continuó en la misma línea. Partiendo de la historia de un niño superdotado que nació en 1998, de sobra conocido, al que sus creadores educaron en las matemáticas y la ingeniería y que en los últimos años se ha visto desbordado por la cantidad de información que almacena, nos presenta a Google. Un niño al que sus creadores decidieron hacerlo más social. Pues como Redondo aseguró, “los usuarios no creemos a las marcas y nos fiamos más de las recomendaciones y consejos de nuestros círculos cercanos” y si hay quien entienda de círculos es Google+. Esta red nacía en 2011, quizá un poco tarde, cuando Facebook contaba ya con 750 millones de usuarios entrando en competencia directa. Una, por hacerse con datos sociales, la otra, por convertirse además en un buscador. Conclusión buscadores y redes sociales se necesitan mutuamente y más que nunca.

-Pon cariño e ilusión en tu contenido:

Vista la importancia del posicionamiento y los medios, era el momento de ver cómo crear contenido para poder mejorarlo: marketing y estrategias. Vilma Núñez (@Vilmanunez), otra todorreno social, y Lucas García (@lgarcia), CEO de Social Mood, se marcaron un Pimpinela para enseñarnos sus secretos.

Una exposición llena de preguntas: ¿por qué necesitamos marketing de contenidos?, ¿qué contenido tenemos?, ¿cuál necesitamos?, ¿qué queremos?. Estrategias aparte (algo tan obvio e ignorado en ocasiones), hay que llegar al corazón del público, enfocándonos en el “ellos” y no en “nosotros”. Poniendo un traje espectacular a nuestro contenido, con complementos como la ilusión, el cariño y la creatividad, sin olvidar ser nosotros mismos y recordar que la optimización es clave y que el contenido (salvo el temporal) no muere.

-La sencillez de Instagram: una imagen vale más que mil whatsapps:

SEOs aparte Philippe González (@PhilGonzalez), fundador de instagramers.com, dejó claro una cosa, ni estrategia, ni posicionamiento, ni nada: GANAS e ILUSIÓN, como la que él ha puesto en su blog. Y es que la imagen une fuerzas y personas, en su caso igers que, alrededor de su idea, han creado comunidades por todo el mundo. La imagen triunfa sobre la letra con tal fuerza que el propio Instagram ha reconocido a estos locos de esta red llena de sentimientos y experiencias que son difícil de medir, aunque Statigram, Nitrogram y Grampro pueden ayudar a ello.

– Sociales desde las cavernas:

Para finalizar la jornada,  Juan Merodio, experto en marketing de contenidos, nos recordó que ya éramos sociales antes de Internet, pues el primer muro estaba en las cavernas. Cambian las plataformas, los contextos, las herramientas, la tecnología, pero nada es para siempre y en este sentido augura la caída de Facebook. Pensemos a largo plazo a la hora de hacer marketing de contenidos recomendó, pues los jóvenes de hoy serán los clientes el futuro y ya vienen con ADN digital.

Ah, Y una cosa más, experiencias e historias y no dejar esta tarea en manos de personas no preparadas, el cuñadity manager puede hacer mucho daño. Razón no le falta ¿no creéis?