Cuestión de ensayo y error

ensayo y error

 

Confieso que mi máxima de acción es “vale más actuar a arrepentirse de ello, que arrepentirse de no haber hecho nada” (Giovanni Boccaccio). Vamos, como suele decirse, el que no arriesga, no gana…

Y esto tan simple es vital en muchos aspectos de la vida y, sobre todo en el mundo 2.0. Hace unos días me llamaba la atención una infografía del blog de TreceBits en la que decía que una de las cualidades del community manager era “practicar el método del ensayo y error”, eso sí, con un plan B en la recámara que no hay que ir de kamikaze.

Y es que cuando te empiezas a meter en este mundillo, no haces más que encontrar gente y blogs que te dan consejos y post del tipo “las x formas de sacar partido a…”, “x consejos para hacer…” que luego lees y dices, “toma, eso lo sabía yo”.

Las cosas no son tan sencillas para reducirlas a simples consejos.  No hay fórmulas mágicas, no hay una sola forma de hacer las cosas. Todo depende de lo que tienes entre manos, y lo que funciona con una empresa, cliente, marca… no funciona con otra. De ahí la importancia de medir y analizar y de probar, de experimentar. Ninguna estrategia es mejor o peor. Hay que adaptarse y eso lleva tiempo, mucho tiempo. Y el mejor punto para lograr el éxito es arriesgarse. Porque, esto sí que es cuestión de ensayo y error. ¿No creéis?

Marketing online, offline y networking

socialclubbers

Si algo es importante en el mundo del social media es dejar esa huella de la que hablaba en el post anterior y, sobre todo, acudir a todos los eventos posibles, dejarse ver y entablar conversaciones con los asistentes, que siempre se aprende.

Este jueves pude asistir a una de esas sesiones de networking, organizada bajo el nombre de #CommunityCocktail. Sus artífices, Socialclubbers, una división de Marketing surffers, especializada en locales de ocio nocturno y discotecas.

De inaugurar el encuentro, que tuvo lugar en un local llamado Lolita Lounge en Madrid, se encargó uno de los marketeros surferos, Juan Merodio, quien dedicó su speech a la importancia de integrar lo online y offline. Resumiendo:

– Sin una web usable, adaptada al móvil, con buen contenido y destinada a las personas y no bajo las directrices del egocentrismo corporativo, poco se puede hacer.
– Hay que seducir al cliente para que apueste por nosotros.
– Con poco dinero se pueden hacer acciones que enriquecerán nuestra estrategia social media.

Y como muestra un botón, bueno… dos. Dos casos de éxito en el terreno nocturno. Por un lado el que llevan Edu Gambero y Javi del Moral, a los mandos de las redes del Penalti Lounge y Daniela Gallardo y Laura Dotu, que hacen lo propio con el bar anfitrión de este encuentro, que nace con vocación de permanencia.

Básicamente, sus estrategias se basan en la interacción con los usuarios a ambos niveles, promociones y premios por acciones sociales y para seguidores, llevar la experiencia del local a las redes y fotografías, muchas fotografías de clientes, algunas que harían temblar los pilares de más de una marca personal.

Y después de esta primera sesión, algunas conclusiones:
– Una web adecuada es fundamental para desarrollar una estrategia.
– Intenta hacer atractivo tu producto o servicio.
No pongas trabas a tus usuarios y facilítale las cosas cuando les pidas acciones sociales.
– Es importante la implicación de todo el personal de la empresa en tu estrategia social media, desde el gerente de la empresa hasta el último administrativo. Recordemos que no hay mejor comercial que los trabajadores de una empresa, sobre todo si están contentos y motivados.
– Haz que tus clientes se lo pasen bien o tengan buenas experiencias en tu negocio.
Premia la fidelidad de tus seguidores. Muy poca gente sigue a una marca sin esperar nada a cambio.
– En las redes no se vende. La venta se produce en la web o en tu local.

¿Estuviste? ¿Cuál añadirías?

Descubriendo a un influencer

Una de las prácticas más comunes entre blogueros es el guest blogging, o invitar a otros bloggers a participar en nuestro blog. En este caso, mi invitada todavía no tiene un blog en activo, pero no tardará y, cuando lo tenga, dará que hablar.

Marta Alonso (@tuks_17) tuvo la suerte de asistir al primer evento de Marketing de Influencers, el “Influence One”, que tuvo lugar el pasado día 13 de marzo en el Colegio Mayor Guadalupe de Madrid y quiso hacer este resumen para Social y Media.

Todos somos influencers

El pasado 13 de marzo Augure celebró el primer evento sobre marketing de influencers con ponencias y mesas redondas de auténticos superhéroes del marketing actual, y yo, que llevo un año como aprendiz en el mundo del social media, no podía perdérmelo.

influenceone

Arnaud Roy, Director General de Augure, rompió el hielo afirmando que “el 60% de las empresas ya dedican presupuestos al marketing de influencers y la cantidad invertida aumentará en un 44% durante 2014”. Para demostrarlo, José Manuel Velasco, presidente de Dircom, consiguió la interacción del público con un experimento físico y mental para dejar claro que las empresas deben centrarse en saber cómo y por qué llegar a los influencers para después dar con las herramientas con las que se encontrarán a las figuras adecuadas.

Por su parte, Pedro Jareño de Territorio Creativo, supo transportarnos al mismísimo Paleolítico para destacar que los influencers no han surgido en los últimos tiempos, sino que cada época ha contado con “los mejores cazadores” que amplifican su mensaje o el de una empresa a través de los canales más adecuados en cada momento. Y es que  “si el contenido es el rey, los influencers son la mano del rey”.

Begoña González y Juan Carlos Milena transmitieron experiencias concretas de las plataformas minube y El club de las madres felices para asegurar que todos somos influyentes. Pasando por divertidas anécdotas (con cucarachas incluidas) aclararon que “los prescriptores no sirven si el contenido no es bueno” a pesar de la importancia que pueda tener esa figura en un determinado sector.

David Martínez Pradales, Gerente de Comunicación Externa de Orange, y Ángeles Barrios, Directora de Comunicación y RRPP de Philips, centraron su atención en cómo los empleados de una empresa pueden llegar a ser influyentes. Por ejemplo, Philips ha creado Comparte innovación, una plataforma en la que los usuarios “aportan credibilidad a sus pares”, compartiendo información de la empresa o del sector en las redes sociales donde se encuentra su círculo de confianza.

Para finalizar la jornada, Juan Merodio, explicó las fases en las que puede definirse una estrategia de marketing de influencers, que a su vez debe estar incluida en la de content marketing:

  1. Identificación de influyentes para calcular el alcance de nicho total obtenido de colaboraciones con figuras más o menos influyentes.
  2. Estudio de palabras clave que defenderán mejor nuestro contenido.
  3. Toma de contacto con los elegidos.
  4. Análisis de datos por campaña.

Las mesas redondas también tuvieron protagonismo a lo largo del evento, sobre todo aquella en la que participaron Mauro Fuentes, Jonan Basterra, Juan Castromil y Martín López. La conclusión de estos bloggers coincide con la del evento y puede resumirse en que en el día a día de las campañas con influencers debe primar la honestidad al comunicar, la cercanía y transparencia que caracteriza a la raza humana y tener claro que la comunicación con bloggers es un proceso largo.

¿Pudiste asistir a este evento? ¿qué te pareció? Puedes encontrar más ideas y mensajes con el hashtag #InfluenceOne
¡Ha sido un placer participar en Socialymedia!

El placer es mío, Marta 🙂

No matemos todavía al marketing offline

Brecha digital

Todavía recuerdo mi primer ordenador. Era un PC 486, corrían los años 90 y se empezaba a hablar de un concepto bautizado como “brecha digital”. La verdad es que siempre se ha hablado de “brechas”. Cuando no era generacional, era social, pero el caso es establecer distancias.

La primera vez que se utilizó este término fue en 1982, en un informe titulado “El eslabón perdido”, para poner de manifiesto las conclusiones sobre la carencia de infraestructuras de telecomunicaciones en países en vía de desarrollo. Concretamente, como todavía se sigue haciendo, aludía al uso y acceso a lo que se bautizó como TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación), es decir equipamiento informático, conectividad de Internet y telefonía móvil, atendiendo a cuestiones socio económicas. Vamos, que cuanto menos nivel cultural y económico, menos acceso a las TIC. Para remediarlo, los gobiernos se pusieron a trabajar en el tema, con programas como “Agenda Digital” o el “Plan Avanza” para lograr que se facilitara la conectividad y formar en el uso.

Y llegamos al 2014. Según la última Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares, la brecha parece ir cerrándose, sobre todo con la entrada de los smartphones. Así, el 73,4% de los hogares con al menos un miembro de 16 a 74 años disponía de ordenador en 2013, un porcentaje ligeramente superior (0,8 puntos más) al del 2012. Según esta misma encuesta, el 69,8% de los hogares disponía de conexión a Internet, el 53,8% de la población española de 16 a 74 años lo utilizaba a diario y siete de cada 10 internautas aseguraban haber utilizado dispositivos móviles para conectarse a Internet, principalmente el teléfono.

Hace unas semanas, se conocían también las conclusiones del último Estudio Navegantes en Red, que realiza la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC) y recoge la evolución de las tendencias digitales en España. El documento viene a corroborar la encuesta ya mencionada y destaca el aumento del uso de las redes sociales. Esta gráfica de comScore también va en la misma línea.

Fuente comScore

Fuente comScore

Vistos los datos, parece que los esfuerzos de una empresa o marca para darse a conocer tienen que centrarse en el mundo online y, con este subidón social, algunos llegaron a asegurar que el marketing offline estaba muriendo. Pero todavía, los menos, hay quienes no están en este grupo conectado. Desde los que ven en los ordenadores un enemigo y no están por la labor de aprender su manejo, pasando por los que creen que Internet es un invento satánico para robarnos nuestra vida, a aquellos a los que la crisis les ha desconectado, como se puede ver, no todo el mundo está en la nube y en la redes sociales, ni quiere estarlo.

Vaya, pues parece que hay que utilizar un desfibrilador y reanimarlo, que no todo es mundo 2.0. La brecha sigue existiendo y no hay que olvidarse. Además, las mezclas dan buen resultado…