Todo empieza por una web

Diseño web

 

En social media tienes que llevar la chaqueta del cliente, pero tener en la mente al fan o seguidor para llegar a su corazón. Así que en la gran parte de las acciones que se realicen es fundamental tener presente la experiencia del usuario. Y digo esto porque en este post quiero centrarme en una estancia donde esa experiencia tiene que ser muy agradable. Me estoy refiriendo a la web.

No es la primera vez que una adecuada estrategia en redes sociales me remite a la web de una empresa de la que deseo salir corriendo o lo hago con un importante cabreo. Porque es importante recordar que la casa de una estrategia es la web y también el sitio en el que se realizan la mayoría de las conversiones. Resultado de una web poco cuidada: tasa de rebote muy alto, posible cliente perdido y, si se trata de una e-commerce, un carrito que nunca tendrá dueño.

Y si hay un concepto que se centra en el usuario, como su nombre indica, es la usabilidad y vendría a ser la facilidad con la que quienes visitan un sitio web interactúan con él. Para ello, tiene en cuenta factores como el diseño de la web, su tiempo de carga o la navegación por la misma, atendiendo a tres principios: eficacia (el usuario logra lo que quiere), eficiencia (lo hace rápidamente) y satisfacción (del usuario al navegar por la web).

Para hablar de usabilidad normalmente se utilizan criterios y parámetros muy técnicos, pero en esta ocasión me voy a poner en la piel de quien puede comprar los productos de una empresa, contratar sus servicios, conocerla o pedir información.

Uno de esos parámetros es la velocidad de carga. Reconozcámoslo, el mundo 2.0 ha reducido nuestra paciencia. Buscamos que nuestras acciones en internet sean inmediatas. Además, puesto que la mayor parte de las veces estas acciones se realizan a través del teléfono móvil, tampoco están las tarifas de datos para esperar a que una web termine de cargarse para ver su contenido. Consecuencia: si tarda más de 3 segundos en hacerlo, te vas.

Por fin se ha cargado y encuentras una web llena de animaciones que, un rato están bien y son originales, pero constantes, pueden llegar a cansar, con un color de fondo que no te deja ver nada o un scroll infinito que te hace olvidar lo que había al principio. Además te das cuenta de que lo que buscas no existe o está pero siguiendo criterios empresariales y no los del sentido común. Por favor, un diseño claro y con las categorías de producto en cristiano. Ojo a este punto que afecta al posicionamiento de la web!!.

También sucede que te pones a navegar por ella y para encontrar lo que buscabas has tenido que dar vueltas y más vueltas por la web o al menos 10 clics. Los usuarios queremos que nos lo pongan fácil con una navegación intuitiva y simple o un buscador para ir a tiro hecho como suele decirse. Y por favor, que se vea que está trabajada y se actualiza regularmente, esto también da puntos en el posicionamiento.

O lo peor, que no puedes verla bien desde el móvil o la tablet o con el navegador que normalmente utilizas. Vaya has dado con una web que no sigue el principio de “adaptada a todos los dispositivos, todos los navegadores y ordenadores”. Fundamental.

Una de las preguntas que más se hace en los foros es “¿cómo elimino los pops up de una web?”. Comprendo que quieres que te dé mi correo para freirme con emails sobre tus servicios, yo también lo haría, forma parte de tu estrategia pero, por favor, déjame cerrar ese pop up y leer tu contenido, que no me persiga. Sí, no nos gustan los elementos emergentes ni los banners, en general todo lo que sea molesto y lleve implícito una acción de publicidad.

Si gestionáis alguna web, ¿estáis dispuestos a poneros en la piel del usuario y corregir estos aspectos?.

 

Anuncios

Marketing online, offline y networking

socialclubbers

Si algo es importante en el mundo del social media es dejar esa huella de la que hablaba en el post anterior y, sobre todo, acudir a todos los eventos posibles, dejarse ver y entablar conversaciones con los asistentes, que siempre se aprende.

Este jueves pude asistir a una de esas sesiones de networking, organizada bajo el nombre de #CommunityCocktail. Sus artífices, Socialclubbers, una división de Marketing surffers, especializada en locales de ocio nocturno y discotecas.

De inaugurar el encuentro, que tuvo lugar en un local llamado Lolita Lounge en Madrid, se encargó uno de los marketeros surferos, Juan Merodio, quien dedicó su speech a la importancia de integrar lo online y offline. Resumiendo:

– Sin una web usable, adaptada al móvil, con buen contenido y destinada a las personas y no bajo las directrices del egocentrismo corporativo, poco se puede hacer.
– Hay que seducir al cliente para que apueste por nosotros.
– Con poco dinero se pueden hacer acciones que enriquecerán nuestra estrategia social media.

Y como muestra un botón, bueno… dos. Dos casos de éxito en el terreno nocturno. Por un lado el que llevan Edu Gambero y Javi del Moral, a los mandos de las redes del Penalti Lounge y Daniela Gallardo y Laura Dotu, que hacen lo propio con el bar anfitrión de este encuentro, que nace con vocación de permanencia.

Básicamente, sus estrategias se basan en la interacción con los usuarios a ambos niveles, promociones y premios por acciones sociales y para seguidores, llevar la experiencia del local a las redes y fotografías, muchas fotografías de clientes, algunas que harían temblar los pilares de más de una marca personal.

Y después de esta primera sesión, algunas conclusiones:
– Una web adecuada es fundamental para desarrollar una estrategia.
– Intenta hacer atractivo tu producto o servicio.
No pongas trabas a tus usuarios y facilítale las cosas cuando les pidas acciones sociales.
– Es importante la implicación de todo el personal de la empresa en tu estrategia social media, desde el gerente de la empresa hasta el último administrativo. Recordemos que no hay mejor comercial que los trabajadores de una empresa, sobre todo si están contentos y motivados.
– Haz que tus clientes se lo pasen bien o tengan buenas experiencias en tu negocio.
Premia la fidelidad de tus seguidores. Muy poca gente sigue a una marca sin esperar nada a cambio.
– En las redes no se vende. La venta se produce en la web o en tu local.

¿Estuviste? ¿Cuál añadirías?